Historia de la etnología; Tylor y los profesionales británicos

Ángel Palerm

El presente volumen, tercero de mi Historia de la etnología,” corresponde a Gran Bretaña, el centro del primer desarrollo de la etnología modetna. Desde el punto de vista cronológico, abarca el período que comienza con las primeras obras de Tylor, en la década de 1860, y termina cuando la antropología social alcanza la hegemonía intelectual, académica y profesional; o sea aproximadamente entre las dos guerras mundiales. El subtítulo empleado en este volumen, Tylor y los profesionales británicos, quiere dar reconocimiento a la obra extraordinaria de quien fue, a la vez, el último de los grandes evolucionistas del siglo X I X y el primero de los grandes profesionales del X X . Tylor fue, sin duda, la figura principal en la transición hacia la antropología profesional moderna, transición que se realizó en Gran Bretaña antes que en otros países.


Antropología, la ciencia del hombre

Margaret Mead

La muerte, durante este año, de Alfred Kroeber y Clyde Kluckhohn ha puesto agudamente ante mi conciencia, y creo también ante la conciencia de muchos antropólogos, la especial necesidad que tenemos de conservar a quienes nunca permiten que su activa fidelidad a su propia disciplina los absorba y los aísle de la comunidad de los científicos y estudiosos. Los antropólogos se hallan mejor dotados que los integrantes de la mayoría de otras disciplinas para contribuir activamente al progreso del pensamiento ordenado, si bien estamos sujetos también a formas particulares de inclinaciones rutinarias que nos aíslan. Parece oportuno que consideremos estas aptitudes esenciales que nos unen y a veces nos separan de la comunidad intelectual más amplia, en este año en el que hemos perdido los últimos de aquellos que siempre deben destacarse como gigantes porque ellos representaban- al crecer dentro de la disciplina- con mayor autoridad la antropología que los más jóvenes.


Sociología y Antropología

Marcel Mauss

Al publicar este conjunto de estudios del tristemente desaparecido Marcel Mauss creemos satisfacer el legítimo deseo de sociólogos y etnógrafos, asi como el de los estudiantes de ambas disciplinas que venían manifestándose en este sentido desde hacía tiempo. En efecto, cada uno de estos estudios, y en especial los dos primeros, que son los más importantes dentro de los aquí recogidos, constituyen auténticas monografías de Sociología, ya que su calidad y contenido sobrepasa la de muchos libros. El hecho de que los lectores se encontraran ante la imposibilidad de consultarlos sin antes localizar las revistas en que estaban dispersos constituía una verdadera traba, tanto en Francia como en el extranjero, para llevar a cabo el trabajo científico. Nos sentimos especialmente satisfechos de que una obra maestra de la Sociología francesa como es Le Don pueda por fin aparecer en un volume completo y fácilmente manejable gracias a la «Bibliothèque de Sociologie Contemporaine», dentro de la cual constituye una de las primeras publicaciones.


Modernidad liquida

Zygmunt Bauman

La era de la modernidad sólida ha llegado a su fin. ¿Por qué razón sólida? Pues los sólidos, en contraste a los líquidos, preservan su forma y persisten en el tiempo: duran. En cambio, los líquidos son informes y se convierten constantemente: fluyen. De ahí que la metáfora de la liquidez es la conveniente para aprender la naturaleza de la fase actual de la modernidad. La disolución de los sólidos es el rasgo permanente de esta fase. Los sólidos que se están fundiendo ahora, el instante de la modernidad líquida, son los vínculos entre las elecciones individuales y las acciones colectivas. Es el instante de la desregulación, de la flexibilización, de la liberalización de todos y cada uno de los mercados. No hay pautas estables ni predeterminadas en esta versión privatizada de la modernidad. Y cuando lo público ya no existe como sólido, el peso de la construcción de pautas y la responsabilidad del descalabro caen total y horriblemente sobre los hombros del individuo. El advenimiento de la modernidad líquida ha impuesto a la condición humana cambios radicales que demandan repensar los viejos conceptos que acostumbraban a articularla. Zygmunt Bauman examina desde la sociología 5 conceptos básicos en torno a los que ha girado la narrativa de la condición humana: emancipación, personalidad, tiempo/espacio, trabajo y comunidad. Como zombis, esos conceptos están el día de hoy vivos y fallecidos al tiempo. El interrogante es si su resurrección o bien su reencarnación es factible; y, si no lo es, de qué manera contar con para ellos una sepultura y un entierro aceptables.


La Construcción Social de la Realidad

Peter L. Berger & Thomas Luckmann

El doble carácter de la sociedad como «facticidad objetiva» y como «complejo de significados subjetivos», que orientó respectivamente las teorías sociológicas de Durkheim y de Weber, dio paso -sobre todo a partir de Alfred Schutz, en cuya obra se cimienta la posición de los autores- a este nuevo interrogante: ¿Cómo es posible que los significados subjetivos se vuelvan facticidades objetivas? Es tarea de la sociología del conocimiento captar la forma en que cristaliza, para el sentido común del hombre de la calle, una «realidad» ya establecida: debe ocuparse del análisis de la construcción social de la realidad. Debe examinar los modos generales por los cuales las “realidades” se dan por “conocidas” en las sociedades humanas, los procesos por los que cualquier conjunto de conocimientos queda establecido socialmente como realidad.

Este libro, concebido como un tratado teórico de carácter sistemático sobre sociología del conocimiento, contiene implícitas en el título y subtítulo sus tesis fundamentales; estas son: que la realidad se construye socialmente y que la sociología del conocimiento debe analizar los procesos por los cuales esto se produce.


La imaginación sociológica

Wright Mills

Mills estudia los inconvenientes teóricos, prácticos y morales de las ciencias sociales y de las escuelas de sociología estadounidenses, y al tiempo resulta una nueva formulación y una defensa del análisis sociológico tradicional que da orientación cultural a nuestros estudios humanos.

La imaginación sociológica incluye al actor, la acción y las relaciones sociales; de ahí que «ningún estudio social que no vuelva a los inconvenientes de la biografía, de la historia y de sus intersecciones en la sociedad, ha terminado su jornada laboral». Este género de imaginación capta lo que pasa en el planeta y lo que ocurre en el individuo por el hecho de que relaciona las inquietudes personales con los inconvenientes públicos. Esa es una distinción de toda obra tradicional de ciencia social; es una cualidad mental particular que se opone a cualquier conjunto de técnicas burocráticas que impiden la investigación, exactamente por imponer metodologías de tendencia o bien conceptos oscuros sin relación con los inconvenientes públicos esenciales. El refinamiento escolástico de métodos y técnicas de investigación, conjugado con el formulismo de la teoría, es contrario a la imaginación sociológica.

Mills postula la imaginación sociológica como aquella que «permite a su poseedor entender el escenario histórico más extenso en lo que se refiere a su significado para la vida interior y para la trayectoria exterior de diversidad de individuos». Para conquistarla, se requería huir de los procedimientos recios, del fetichismo del procedimiento y de la técnica; no fanatizar modelo teorético alguno, estudiar estructuras sociales y eludir la especialización; romper las fronteras de las disciplinas y estar al loro a la imagen de la humanidad o bien a la noción genérica de la naturaleza humana del momento; entender a los humanos como actores históricos-sociales y, sobre todo, nunca abandonar a la autonomía ética y política. 3 términos sintetizan esta imaginación sociológica: heterodoxia, autonomía y principios normativos


Jean Baudrillard. La Sociedad de Consumo 


Karl Polanyi. La Gran Transformación. Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo.


Ernesto Laclau. La Razón Populista


Piotr Kropotkin. El apoyo mutuo.


Rosa Luxemburgo. La Revolución Rusa. Un examen crítico.


David Harvey. Breve historia del neoliberalismo


Paula Vidal Molina. Las Caras del Trabajo Social en el Mundo. Per(e)sistencia bajo el capitalismo tardío.


Richard Sennett. Juntos. Rituales, Placeres y Política de Cooperación.


Eduardo González Calleja. El Laboratorio del miedo.


Hannah Arendt. Sobre la Violencia